Ferdinando Spinola nació en Génova en 1692 (lugar y fecha inciertos),   hijo de Gherardo Spinola, de la rama Spinola di Luccoli y feudatario de Arquata. Pasó su vida tratando principalmente con su marquesado.
Ferdinando Spinola fue elegido Doge el 7 de enero de 1773, el 127 en la sucesión de dos años y el 161 en la historia de la República, después de la administración anterior de Giovanni Battista Cambiaso. Rechazó el cargo y abdicó, era el 19 de enero de 1773. Las causas de su abandono son obvias, tenía 81 años. Se disculpó por su mala salud, su avanzada edad y recordó la ley que le imponía su rango de Marqués di Arquata, investido con ese cargo directamente por los Habsburgo, según la cual, los señores feudales de otros príncipes no podían ser elegidos Dogi.
El Gobierno insistió en tenerlo y pasaron 12 días antes de que se decidiera por Pier Francesco Grimaldi, elegido Doge el 26 de enero de ese año.
Durante la vacante del cargo, las quejas de la ciudad fueron amargas: se afirmaba que “non si trovava più chi voleva essere Doge” («ya no se podía encontrar a nadie que quisiera ser Doge») por los gastos que había que sostener y por la escasa consideración que los senadores tenían por el Doge, “i forestieri si meravigliano che il Doge di Genova debba stare un intero biennio in perfetta schiavitù”. ( «los extranjeros se maravillan de que el Doge de Génova deba pasar dos años enteros en perfecta esclavitud» ).
El anciano Ferdinando Spinola, junto con su esposa Marguerite Carrion de Nizas, Condesa de Morviel, vivía en Génova en el Palazzo di Via San Siro, 10. Murió en 1778, a la edad de 86 años, sin descendencia, dejando el Marquesado de Arquata a su sobrino Agostino Spinola dei Conti di Tassarolo. Fue sepultado en la Chiesa de Santa Caterina de Génova.

Imagen: Palazzo marchionale Spinola di Arquata, donde Ferdinando pasó la mayor parte de su vida.